Comunicado frente a la criminalización de la actividad humanitaria hacia personas refugiadas en la Unión Europea

Desde el colectivo Fronteres i Drets queremos expresar nuestro apoyo  a la ONG Proactiva Open Arms,  no sólo por su  extraordinaria labor de salvamento, con más 59.000 personas rescatadas, sino también por su labor de denuncia que hace que la tragedia exista para nuestros ojos.

Es inadmisible que los Estados utilicen el derecho penal para proteger sus políticas de inmigración, sobre todo cuando lo hace contra quien actúa con ánimo humanitario

La defensa de los Derechos Humanos ha de ser amparada y no criminalizada por las legislaciones nacionales e internacionales, debiendo interpretarse los tipos penales con pleno respeto al Estatuto de los refugiados de 1951, a  la Convención Europea de Derechos Humanos y  a la jurisprudencia del TEDH que declara las devoluciones en caliente y  expulsiones colectivas contrarias a dichos tratados.

El derecho a la vida es el bien jurídico superior y debe prevalecer en cualquier conflicto de intereses, debiendo valorarse la intencionalidad del autor, pues de otra manera se permite la perversa situación de  criminalizar la hospitalidad y la equiparación de las labores solidarias con la actuación de las mafias.

Anuncis